Download Fierro, Marco - Semiologia Del Psiquismo PDF

TitleFierro, Marco - Semiologia Del Psiquismo
TagsPsyche (Psychology) Mind Dream Unconscious Mind Psychology & Cognitive Science
File Size4.5 MB
Total Pages86
Table of Contents
                            img001
img003
img004
img005
img006
img007
img008
img009
img010
img011
img012
img013
img014
img015
img016
img017
img018
img019
img020
img021
img022
img023
img024
img025
img026
img027
img028
img029
img030
img031
img032
img033
img034
img035
img036
img037
img038
img039
img040
img041
img042
img043
img044
img045
img046
img047
img048
img049
img050
img051
img052
img053
img054
img055
img056
img057
img058
img059
img060
img061
img062
img063
img064
img065
img066
img067
img068
img069
img070
img071
img072
img073
img074
img075
img076
img077
img078
img079
img080
img081
img082
img083
img084
img085
img086
img087
                        
Document Text Contents
Page 2

Marco Fierro Urresta

Médico psiquiatra de la Universidad del Rosario.

Especialista en Filosofía de la ciencia de la Universidad del Bosque.

Actualmente es docente en lafacultad de medicina de

la Universidada delRosario yen el postgrado

de psiquiatría de la Clínica de La Paz.

cultura Libre

Indice

Prefacio 5

Introducción.. 7

Evaluación 23

Descripción general 37

Estado de la conciencia, orientación, atención y sueño 45

Afecto ,............................... 59

Pensamiento 77

Lenguaje 97

Percepción 111

Inteligencia......................... 129

Memoria 139

Introspección 155

Bibliografía 167

Page 43

Semiología del Psiquismo

entre lasoraciones sehaperdido y lasconstrucciones soninapropiadas. Y.N., unamujer
de 28 años al preguntarle cómo se sentía, respondía:

"Explíqueme por qué los zapatos son largos. ¿Usted cree que debo pasarunahoja de
vida? Nomegustó el almuerzo, peromástarde llueve y mimadre nopuede olvidarse de
ver la telenovela. ¿Es cierto que ya cambiaron de año y que después del lunes va a
seguir el jueves? Teníamos citaen la fiesta. Está callado y como cercano a las monta-
ñas, ¿nole parece?"

5.1.2.4. Fuga deideas. Lafuga de ideas esunaalteración tantoen lavelocidad como
en la asociación de ideas. Se trata de taquipsiquia acompañada de asociación laxa de
ideas. Sepresenta en la maníasevera y en algunos trastornos psicóticos.

5.1.2.5. Ensalada depalabras. Es el grado extremo de lasalteraciones en la asocia-
ciónde las ideas. Lapersona pronuncia palabras sueltas, noconstruye oración alguna y
muchos menos undiscurso ounahistoria. 0.1. alpreguntarle suedad respondía: "cuen-
to, mesa, nada, ahora. siempre, zapato, canciones, verde, mono, todos, boleta, días,
faena. balas, flores. etc".

5.1.2.6. Verbigeración. Consiste en la repetición monótona, por lo general con
bajo volumen, de frases, palabras y hasta sílabas. Se encuentra con frecuencia en
quienes presentan el tipohebefrénico o desorganizado de esquizofrenia. Aellos,ade-
más, se los observa distantes, ensimismados y descuidados en su aseoy arreglo per-
sonales. U.D. decía constantemente: "vivan los flacos, vivan los flacos, vivan los
fl "acos ...

5.1.2.7. Respuestas tangenciales e irrelevantes. Durante una conversación es-
peramos que las respuestas de nuestro interlocutor hagan referencia o seanatinentes a
las preguntas que fonmulamos. Cuando la respuesta no tiene relación temática alguna
conla pregunta sedenomina irrelevante y cuando la relación es distante recibe el nom-
brede tangencial. Ejemplo: Al preguntarle a dos pacientes en qué trabajaban, sus res-
puestas fueron: enel primer caso: "arrepiéntase queel mundo se vaa acabar"(irrele-
vante) y en el segundo: "sigo la Biblia y me gano el pan con el sudor de lafrente"
(tangencial).

5.1.2.8. Neologismos. Palabras nuevas, algunas veces totalmente inéditas, en otras
ocasiones creadas a través de la condensación o combinación de otras palabras y utili-
zadas paradescribir experiencias psíquicas particulares difícilmente expresables conel
léxico habitual. Unpaciente mencionaba haber visto varias nubes quedesprendían una
brillante luzy lasllamaba nubaroles. Otro serefería a sus perseguidores como venudrilos
pues los veíacon fonma decocodrilos peroeran seres provenientes de Venus.

84

Pensamiento

5.2. Alteraciones en el contenido

Nohayunpensamiento nonmal en lo referente alcontenido. Elpensamiento puede abor-
darcualquier temática y lo hace creando desde lasgrandes obras delarte, la filosofía y el
conocimiento hasta ideas absolutamente inentendibles. Elprincipio y findeluniverso es
unode los temas de mayor investigación y controversia en la cosmología actual, pero
también esmotivo dedivagaciones demás deunapersona con graves trastomos psicóticos
a quien es posible verla en la calle con anuncios sobre el findelmundo. El concepto de
evolución delavidahacambiado no sólo labiología sino hasta lapolítica, pero fue igual-
mente utilizado porel guíade unasecta para convencer a sus seguidores de suicidarse y
pasar el siguiente estado evolutivo en el nuevo ambiente de un cometa. Enmarcar los
contenidos como nonmales y anonmales, de buenas a primeras, y sin mayor crítica ni
reflexión, eslimitar lagama depensamientos ycosmovisiones: tansólosepuede mencio-
narla existencia de algunas alteraciones y aún asíen muchos casos harto discutibles.

5.2.1. Ideas delirantes
Son creencias basadas en experiencias psíquicas complejas por lo general extrañas,
intensas y poco habituales. Supropietario estátotalmente convencido desuveracidad a
pesardequenadie lascomparta. Lasdefiende convehemencia y rechaza, desvaloriza o
desestima totalmente los argumentos y evidencias en su contra. Estas creencias moti-
vano generan actos de conducta, muchas veces extraños, pero consistentes conla con-
vicción que le brindan a su poseedor. Todo ello favorecido por la pobreza de crítica
introspectiva que las acompaña

Porejemplo, T'C, un hombre de 38años, después de leervarios libros de ficción sobre
extraterrestres y soñaralgunas pesadillas, comenzó a decirle a su esposa y otros fami-
liares quelosmarcianos loquerían matar yestaban espiándolo contantemente conel fin
deencontrar el momento propicio paraeliminarlo. Decidió no pasarcercade parquea-
deros porque -según él- allí se escondían los marcianos y era el lugarescogido para
matarlo. Elejemplo sirve paraanalizar lascaracterísticas generales de lasideas deliran-
tes. T.e. creíaque los marcianos deseaban matarlo. Hubo varios factores, como la lec-
tura de libros sobre extraterrestres y las pesadillas, que lo llevaron a esa conclusión,
perofue más importante su experiencia extraña e intensa de gran cercanía física y te-
mor a la agresión por parte de seres que, aún sin percibirlos mediante los sentidos,
identificó como marcianos. Aunque laspersonas quelo rodeaban nole concedían vera-
cidad alguna a esta creencia y le mostraban libros y películas que indicaban que no
había seres inteligentes en Marte, T.C. rechazaba, desestimaba y desvalorizaba todos
los argumentos y hechos contrarios a su convicción. Finalmente, tomar precauciones
paraque no lo maten fue un acto de conducta motivado o generado en dicha creencia,
peroal no tener unacríticaintrospectiva adecuada, no captaba lo absurdo de susreac-
ciones ni lo extraño de sus ideas.

85

Page 44

Semiología del Psiquismo

Las creencias qne tiene alguien están estrechamente relacionadas con la sociedad en
que vive. Es allí donde son aceptadas como verdaderas, o al menos posibles, por los
miembros del grupo. Por este motivo, es necesario analizarlas y observar si reúnen
todas lascaracterísticas de unaideadelirante antesdeconsiderarlas comotales. Se dael
casode muchas personas que creenen los poderes de la brujería y buscan practicantes
para que les resuelvan sus problemas. Esa creencia no constituye una idea delirante si
no se acompaña de otras características comola renuencia a considerar argumentos y
hechos en su contra, de la conducta derivada dela mismay de la absoluta convicción en
su verdad.

Existen creencias que sonjuiciosde valor, en cuyo casose consideran ideasdelirantes
solamente si, además de las características generales anotadas, son tan extremas que
desafían cualquier posibilidad de credibilidad. Si alguien en la culturaoccidental cree
en la superioridad de una determinada religión y afirma que los practicantes de las
demás debenmorir, el carácter extremo de tal juicioes unade lascaracterística adicio-
nalesque llevarán a considerarla comoidea delirante.

Algunas ideas delirantes son improbables e incomprensibles a partir de experien-
cias cotidianas, a ellas se les denomina bizarras o extravagantes. Por ejemplo, la
creencia de que el propio cuerpo está constituido por órganos extraídos de diferen-
tes personas o la de que alguien introduce pensamientos en la mente de uno y lo
controla son improbablesen la realidad e imposibles de inferir a partir de las expe-
riencias de la vida diaria. En cambio, otras ideas delirantes pueden ser comprendi-
das fácilmente desde las vivencias cotidianas. Ser perseguido, sufrir una infección
o ser engañado por el cónyuge son situaciones que pueden ocurrirle a cualquier
persona.

Otra característicade las ideas delirantes es su sistematización o estructuración, es
decir, la intensidadde la convicción y la cantidadde argumentos que la personapre-
sentapara defenderlay convencera otrosde su veracidad. En una idea delirantepoco
sistematizada o estructurada, los argumentos son escasos y poco elaborados, mien-
tras en una bien sistematizada los mismos abundan, provienen de diversas fuentes y
estánfuertemente enlazadosunos conotros.Y.N. tenía la idea delirante bien sistema-
tizada de haber inventado el teléfono celular. Exponía los principios físicos de su
funcionamiento, hablabade futuros desarrollos, presentabadocumentos con las fór-
mulas matemáticas que favorecieron su invencióny hasta llevaba consigovarias re-
vistas especializadas de física en las que argüíahaber publicado con pseudónimo un
sinnúmero de artículosacerca de su invento. Aseguraba haberlo patentadoen varios
países y disponer de los documentos que acreditaban esto. Su único inconveniente
radicaba en que las compañías que lo comercializaron no le pagaban las regalías a
que tenía derecho.

86

Pensamiento

Las ideasdelirantes se presentan principalmente en el grupode trastornos conocidos
como psicóticos y hacenparte también del cuadro clínicode los trastornos afectivos.
En la esquizofrenia se pueden encontrar todas las variedades, si bien las bizarras o
extravagantes sonmáscaracterísticas de estaenfermedad. Enlostrastornos afectivos se
considera adecuado establecer si son congruentes o incongruentes con el estado de
ánimo. Si alguien está deprimido la idea delirante de no merecer sino la comida que
encuentre en la basura de lascallesserácongruente con el afecto triste,mientras la de
serunprofeta de losdioses seráincongruente conesamismatristeza. Las ideasdeliran-
tes pueden clasificarse de muchas maneras. Si se atiende a la temática, una forma de
hacerloes la siguiente, sin olvidarclaroestáque cualquier temapuedetomarribetes o
ser francamente delirante en el psiquismo de alguien.

5.2.1.1. AutoreferenciaJes o de referencia. Es la creencia en que la conducta de
lasdemás personas o losacontecimientos delentornoseproducen en función deuno,lo
que les confiere un significado particular que por lo general es peyorativo. Ej. H.B.
creía que todaslas compras que realizaban sus vecinos estaban destinadas a mostrarle
su desprecio por tener menos ingresos que ellos. Aquí, las compras que otros hacían
por razones muy personales, H.B. las relacionaba con él y les daba su particular inter-
pretación.

Este tipode ideases comúnencontrarlas en laesquizofrenia y en lostrastornos deliran-
tes del subtipo persecutorio.

5.2.1.2. Persecutorias. El tema principal se refiere a que el afectado (o alguien
cercano a él) es atacado, perseguido, engañado, espiado, atormentado, calumniado
o envenenado; se le administra medicamentos sin su aprobación,se conspiracontra
él o se le obstruye sus planesy metas. Otra variedadestá constituida por la creencia
de que hay una injusticia que es necesario denunciar o remediar. N.R., una hombre
de 40 años, creía que su esposa, así como los familiares y amigos de ella, querían
envenenarlo. Decidió no aceptarles ningún alimento pues allí podían administrarle
el veneno. Cuando llegó al hospital, pensó que todo el personal estaba de acuerdo
con aquel plan, por lo que se negó a recibir no sólo alimentos sino cualquier medi-
camento. Estas ideas son frecuentes en la esquizofreniayen los trastornosdeliran-
tes del subtipo persecutorio.

5.2.1.3. Mágicas. Es la creencia en que las conductas de las personas y los aconteci-
mientos delmundo estángobernados o determinados porseres, fuerzas u objetos pode-
rosos, etéreos y por lo general desconocidos. Y.c. creía que las fuerzas siderales, los
astros y los malosespíritus estaban molestos por sus actuaciones, por lo queempleaba
la mayorpartede su tiempo en buscaralguien que sepade ocultismo paraquele ayude
a congraciarse conellos.

87

Page 85

~tmt(}I(}8(a dtl PJ/qul!rm(}

• Gardner Howard. (1998). A multiplicity of intelligences. Scientific American Presents.
Vol. 9. Number 4: 18-23.

• Gardner, Rober!. Gardner, Beatrice. (1969). Teaching sign-Ianguage to a chimpanzee.
Science. Vol. 165: 664-672.

• Gazzaniga, Michael (editor). (1997). Conversations in thecognitive neurosciencies. The
MIT Press. Cambridge, Massachusetts.

• Gazzaniga, Michael. (1998). Dos cerebros en uno. Investigación y ciencia. Septiembre:
15-19.

• Geschwind, Norman. (1994). Especializaciones del cerebro humano. En: Elleguaje hu-
mano. Investigación y Ciencia. Barcelona.

• Gotlfredson, Linda. (1998). The general intelligence Factor. Scientific American Presents.
Vol. 9. Number4: 24-29

• Fallon, B. Qureshi, A. Laje, G. and Klein, B. (2000). Hypochondriasis andits relationship
to obsessive cumpulsive disorder. The Psych. e1inics of North Am. September. Vol. 23. #
3: 605-616

• Fodor, Jerome. (1986). El lenguaje del pensamiento. Alianza. Madrrd.

• Gil, Roger. (1999). Neuropsicología. Masson. Barcelona.

• Goldman-rakic, Patricia. (1992). Working memory and the rnind Sdentific Amerrcan.
September: 111-117

• Holloway, Margueríte. (1999). James Flynn: ¿Somos ahora más listos? Investigación y
ciencia. Marzo: 38-39

• Humphrey, Nicholas. (1995). Una historia delamente. La evolución yel nacimiento dela
conciencia. Gedisa. Barcelona.

• Izquierdo, 1. Medina, J. Vianna, M. Izquierdo, L. Barros, D. (1999). Separate mechanisms
for short- and long-term memory Behav. Brain. Res. Aug; 103 (1): 1-11

• Kandel, Eric. Schwartz, James. Jessell, Thomas. (1997). Neurociencia. Prentice Hall.
Madrid.

• Kandel E. (1998) A new intellectual framework for psychiatry. Am. J. Psychiatry. lS5:
457-469.

• Kaplan, H. Sadock, B. Grebb, J. (1996). Sinopsis de psiquiatría. Panamericana. Buenos
Aires.

• Kitchener, E.G. Hodges, J.R. McCarthy, R. (1998). Acquisition of post-morbid vocabulary
and semanticfacts in the absence of episodic memory. Brain. Jul; 121: 1313-27.

• Kleinman, Arthur. Cohen Alex. (1997). Psychiatry's global challenge. Scientifrc American.
March: 86-89

• LeDoux, Joseph. (1994). Emoción, memoria y cerebro. Investigación y ciencia. Agosto:
38-45

168

• LeDoux, Joseph. (1996). The emotional brain. Touchstone. New York.

• Loftus Elrzabeth. (1997). Creating false memories. Scientific Amer'lcan. September. 70-

75
• Maddox,John. (2000). La ciencia delnuevo milenio. Investigación yciencia. Enero: 6-12.

• Malrnowski, Bronislaw (1985). Magia, ciencia y religión. Planeta-Agostini. Bogotá.

• Mc Gaugh, !.L. (2000). Memory-a century of consolidation. Science. Jan. 14; 287:

248-51

• Miller, Jonathan. (1986). Los molinos de la mente. Fondo de Cultura Económica. Méxi-

co.

• Mithen, Steven. (1998). Arqueologia de la mente. Grijalbo Mondadori. Barcelona.

• Montañés, Patricia. (1998). Memoria y olvido. Neurociencias enColombia. 6;1: 31-45.

• Osuna, Edgar. (2000). Enfoque del paciente con insomnio. En'. Enf~que del paciente con
trastornos del sueño. Asociación colomb',ana de rnedidna delsueno. sooota.

• Palacios, Eduardo. Palacios Leonardo. (1995). Semiologia neurológica integral. Bogotá.

• Pinker, Steven. (1997). How the mind works. w,w, Norton. New York.

• Pinker, Steven. (2000). The language instrnc!. Howthe mind creates language. Harper

Collins. New York.

• Popper, Karl. Eceles, John. (1.980). El yoy su cerebro. Barcelona. Labor.

• Quervain D. Roozendaal, B. Nitsch, R. McGaugh, J. and Hock, C.(2000). Acute cort.isones
administration impairs retrieval of long-term deelarative inhumans. Nature NeurOSClenCle.

Vol 3; April: 313-314.

• Quine, Willard. (1993). Los métodos de la lógica. Planeta - De Agostini. Barcelona.

• Ruggi, Michael (editor). (1997). Cognitive neuroscience. The MIT Press Cambridge,

Massachusetls.

• Sagan, Carl. (1993). Los dragones del Edén. Grijalbo Mondador;' Barcelona.

• Searle John (1994). Mentes, cerebros y ciencia. Cátedra. Madrid.

• Stern~erg, Rober!. (1998). HowinteHigent isintelligence testinq? Exploring Intelligence.
Scientific American Presents. Vol. 9. Number 4: 12-17.

• Stracoari. A.Guarino, M. Pazzaglia, P(1997). Transient procedural amnesia. ltal.I. Neurol.

Sci. Feb; 18(1): 35-6.

• Venegas, Marco. (2000). Enfoque del pacientecon trastornos del sueño. En: Enfoque
..del paciente con trastornos del sueño. ASOCiaCIón colombiana de medicina del sueno.

Bogotá.
• Weinberg, Steven. (2000). La unificación de la fisica. Investigación Yciencia. Enero:

14-21

169

Page 86

• Wechsler, David. (1981) WAIS-Español. Escala de inteligencia para adultos. El Manual
Moderno. México.

• Winner Ellen. (1998). Uncommon Talents: Gifted Children, Prodigies and Savants. Scientific
American Presents. Vol. 9. Number 4: 32-37

• Yam, Philip. (1998). Intelligence considered. Exploring Intelligence. Scientific American
Presents. Vol. 9. Number 4: 6-11

170

Similer Documents