Download Gustav Radbruch-filosofia Del Derecho PDF

TitleGustav Radbruch-filosofia Del Derecho
File Size270.8 KB
Total Pages8
Document Text Contents
Page 1

esaparece uno de los primeros representantes de
la filosofía contemporánea del Derecho. No sólo un puro teórico,
sino un generoso defensor de elevados ideales, con las litnitaciosieg-
que le impuso nna fnndainentación filosófica insuficiente. Fervoroso
de la libertad Humana, sin la concepción del viejo liberalismo- y .a la
vez participando del recelo a la Metafísica, heredado del •positi-
vismo y del neokantísmo . al que perteneció, si bien en sm fase más
rica, se inclinó a justificar la libertad, de la persona humana en las
obras objetivas del espíritu y del trabajo, pretendiendo dar con
ello una joven versión al socialismo alemán, pero fue incapaz de
fundar esa libertad humana en principios filosóficos radicales; la1

vinculó a una, entre otras cuestionables e indemostrables concepcio-
nes del mundo, dejando así en desamparo teórico a aquello misino-
que queTÍa defender.

En efecto, las posiciones teóricas del profesor de Heidelberg"
están insertas de un modo constitutivo en tina Weltanschaung, en'
el sentido más estricto del término-, en tina pura visión sentimental,
no apoyada en criterios firmes y claros de verdad. Fiel a su concep-
ción de que los valores están insertos en un deber ser, que no arran-
ca de principios paradigmáticos rigurosa y absolutamente funda-
dos —como vio atinadamente Gurviteh—, es© deber ser, al proyec-
tarse en el Derecho, no le confiere otro fundamento último que el
de una de las posibles e inverificables concepciones del mundo. El
pensamiento de Radbruch presenta, pues, un doble carácter anti-
nómico. Por de pronto, el que se manifiesta en la irreductibilidaJ
e indemostrabilidad de los valores supremos. Pero, además, afirma
en el Derecho, en cuanto a su mismo ser una antinomia irreductible
entre la seguridad y la justicia. (Esta es la más estricta antinomia'
que se da en todo Derecho, en tanto aquélla afecta a los fundamen-

211

Page 2

SALVADOH USSAKHAGUE

ios de los distintos órdenes jurídicos.) La primera afirmación le lleva
a un relativismo que desemboca en el escepticismo, si bien un escep-
ticismo paradógico, ya que B,adbruch no se limita a afirmar que la
razón, ni siquiera la intuición en -sentido- estricto, pueda des-
cubrir los valores supremos, sino que éstos sólo pueden mostrar-
•se ante una visión sentimental, pero con la peculiaridad de que esos
valo-res supremos, en condición tal incompatibles •—personalismo,
colectivismo, transpcrsonalisino cultural.—• aparecen en cierto modo
Con signo positivo todos ellos y las conductas que inspiran pueden
ser, en todo caso, rectamente orientadas. Habrá de preferirse «na de
esas actitudes fundamentales ante la vida, pero un Estado, un De-
recho que se funde en cualquiera de ellas tiene pleno sentido y
puede considerarse bien íundado. Aun. cuando no llegue a afirmarlo
•de un modo absoluto, se desprende de sus postulados. X esto-, desde
luego, no es admisible. Cabe afirmar coherentemente, aunque no
•sea aceptable en último término, un escepticismo ante los valores
y, desde luego-, puede estimarse que, dentro -de su orden paradig-
mático -—así en Max Schcler— y sin perjuicio- en su jerarquía, se
da una vocación preferente de unos u otros, en ciertas personas in-
dividuales « totales y en determinados ámbitos históricos, p e » no
pmecle admitirse una equivalencia -de valer de principios amtagóni-
•eos; eso llevaría a fundar el Derecho eti una concepción puramente
inmanente, que recuerda •—-la inmensa lejanía a salvo— la de los
últimos representantes de Volhsgeist, al exagerar y someter a gra=
•ve retorsión la idea luminosa del orden concreto- de Selintitt para
• quienes el contenido- -del espíritu nacional 'ticíne una auténtica
y definitiva validez, que encierra en- sí las últimas instancias, con lo
-cual podrían admitirse, teóricamente al menos, concepciones del
mundo radicalmente dispares. Desde premisas profundamente diver-
.gentes, E.adbruch llega a una pluralidad de inmantentismos des-
arraigados de filosófica raíz. Es cierto que ha seguido una ruta con-
traria a la de aquellos pensadores, quienes han construido su doc-
trina para servir a una concepción política, en tanto que nuestro
autor ha desembocado en lá irreductibilidad a través de razones
estrictamente teóricas. Hasta tal punto, que si bien-muy lejos de
•ser personalmente un escéptico, tuvo actitudes muy arraigadas, no
le sirvieron en el orden teóiic.o para vencer su relativismo. Es tam-
bién cierto que, en ocasiones, ,por encima de eras límites, ha entre-
visto la verdad del personalismo trascendente, no sólo al modo cris-
tiano, sino dentro de la concepción católica, por ejemplo, en las

212

Page 3

GUSTAV KABBEUCH

«conocidas páginas que dedica a la misión universal y humanista dels

Pontificado Romano en la Introducción a la Ciencia del Derecho.-
Mucho más interés para la Filosofía del Derecluo «acierra la te-'

sis -del estricto sentido antinómico de su objeto. Una Cosa es la in-
serción formal del Derecho en una concepción valoraíiva, y otra la
imposibilidad en que aquél se encuentra, en virtud de su misma es-
tructura, de reflejarla' con plenitud y armonía. Respecto1 al primer
punto, Radbroch afirma, frente a Staxnmler, qiie no cabe separar
radicalmente el concepto de la idea del Derecho, entendida esta,
última en ambos —salvo diferencias de escuela'— al estilo neo-
kantiano,, En el concepto del Derecho de Stammler no entra para
nada la referencia paradigmática a un Derecho justo, si bien cate
último problema íntegra necesariamente una visión filosófica del
Derecho. Para Radbracb. es el mismo concepto del Derecho «.ein
Begriff von einer wertibezogenen 'Wirklickkeits die den Sinn, hat
einem Werte zu ífsereere», mi concepto de una realidad referida a-
valores, y cuyo sentido es servir a un valor. (Rechtsp<hilo>sopiúe).
1932, página 29). Ya hemos visto la trifurcación que presentan loa-
valores primeros que inspiran necesaria y formalmente el Derecho *•
Notemos ahora brevemente la estricta antinomia dentro del seno-1

del conjunto realizado de los valores- jurídicos.
Por una parte, tenemos .aquellos primeros valores que consti--

tuyen irreductiblemente cada uno, pero uno de ellos de un modo
necesario, el fin del Derecho : Individualwerte, Kotteclivwerte j

" Werkwerle (valores individuales, colectivos y de obra o cultura-
les). * En estos primeros valores de fin radica la irreductibilidad
ya apuntada. Pero ya aceptado uno de éstos Como fin radical del
Derecho, se dan otros dos, la justicia y la seguridad, y se pían-
tea el problema de cómo se coordinan en el Derecho misino. Este-
coordinación plantea un grave problema, ya que los valores jurí-
dicos precisan traducirse en la vida común de los hombres. Esto-
ocurre por de pronto mediante orna pauta valorativa, que' tradu-
ciendo el valor supremo, precisa ensamblar y articular elementos.
humanos dispares : la Justicia. Esta tiene que contrabalancear el
bien común y el bien individual y los intereses de los individuos
entre sí. Ál traducir la inspiración ética de los iprimei-os valores
que antes hemos analizado, la justicia nos presenta ya el carácter
de un armazón un poco rígido. Pero hasta aquí no se percibe la:
autonomía con plenitud, puesto que la justicia es un valor que pre-

213

Page 4

SALTADOR JLISSAKKAGBK

ten.de coordinar ios valores- primeros y fiindamentales con. las re-
sistencias del orden, de la realidad en que va a reflejarse, de m modo
análogo, permítasenos decirlo, a como la armonía de colores tiene
cpie servir a la iselleza en la pintara, dándose así urna concurrencia
coherente de valores al incidir en mi sector de la realidad. Pero lo
verdaderamente grave, la antonoinía radical, surge al afirmar la
seguridad, es decir, la fijeza en que los anteriores valores tienen
necesariamente que ser transcritos en el Derecho. Este conflicto
pertenece al sentido misino del Derecho-. No sólo1 porque no se pue-
do optar del todo entre la justicia y la seguridad, sino< porque aqué-
lla exige ésta, y la última requiere constitutivamente la primera.

A través de la justicia, la concepción, ética primera viene a re-
flejarse «n un sistema de seguridad. Esto es el Derecho-. Radbrucli
Ii-a dejad» en términos rotundos planteado un. problema, cuya solii-
•ción sólo puede venir can dos conectadas direcciones s el análisis del
Derecho, como inomento ontológieo de la realidad social, y la ar-
ticulación de ésta con el orden ético, dentro de una metafísica del
liombre y de los modos esenciales de STI inserción, en el Universo
y en el ser. La antonoinía radical que ve Radbrack se asienta en. los
dos modos, como la persona se ve obligada a obrar: el auténtico,
directamente inspirado por los valores —con. acierto o- no, esto <ss
otra cosa—:, y el colectivo, cuando entre los valores y el comporta-
miento se inserta otra instancia iraniana, a la vez que objetiva, im-
personal y opaca, .que constituye el término' inmediato- de referen-
cia de este tipo de conducta. Aparte de que ese comportamiento,
visto desde un cierto ángulo —aceptar c'omo auténtico deber lo que
la Sociedad exige— pueda a su vez constituirse como auténtico va-
lor, ello iría adosado a la actuación socializada del hombre, pero
no la constituiría dentro de sí mismo. Esto obrar social de suyo si-
gue instancias rigurosamente impersonales —analizadas certeramen-
te por Ortega—, es decir, humanas a la vez que exteriores, algo muy
distinto al obrar inspirado directamente en valores, 'corno en la
Etica y el Arte. El Derecho es, por de pronto, una de esas- irfia-
fancias inexorables y «hechas-», interpuestas entre el orden tras-
cendente de los valores y la conciencia humana. El problema ver-
daderamente filosófico nos llevaría a preguntarnos cómo pueden
articularse estos dos órdenes del comportamiento humano, dentro
de la realidad misma del hombre, constitutivamente implantada,
en el ser, con palabras de Zubiri.

214

Page 5

GÜSXAV RABBKUCH

El instrumental filosófico- de Radbnidb. no ha sido suficiente para
llegar a esta necesaria hondura de la Filosofía tlel Derecho, pero su.
obra ha tenido la virtud de plantear con nitidea y rigor intelectual
im problema cuya solución no- puede consistir en tan soslaya-
mAonto con fórmulas ambiguas. Por haberlo planteado con rigor,

el saber es urna auténtica <e interna vocación, n ía irresistible laurea
•consagrada a la búsqueda de la verdad, al linaje, en suma, de -esos
pocos hombres cpie aún bajo el raido de los errores que a ellos
mismos afectaron, merecen el nombre de Maestros.

SALVADOS LISSAEKAGITK

215

Page 7

G TI <! T S V P i D S P I I f H

RáDBKtrcH ha sido mío de los escritores alemanes de Ciencia Jurí-
dica que han tenido influjo ee los juristas españoles educados en la cuitara ale-
mana. Nació Radbrndti en 21 de noviembre de 1878 en Liibedk. De 1898 a 19021

estudió en Munich, Leipzig y Berlín, donde se doctoró. Nombrado en 1903'
ocPrivatdozent» en Heidelberg., pasó luego a ser catedrático extraordinario en
la Universidad ele Konisberg, en 1914. Durante la primera Gran Guerra Mun-
dial, sirvió a su patria primero como voluntario en la Sanidad y después como»
soldado en el frente. En" 1919 fue nombrado catedrático ordinario de la Uni-
versidad de Kiel. Fné diputado en el lieiclistag, como miembro del partido
social-demócrata, durante los años 1920 a 1924. En 1921 •ocupó la Cartera de
Justicia del Reich en el Gobierno de Wirth. En 1923 volvió a ser ministro de
Justicia con el Gobierno «Je Strcssemann. Por entonces pasó a la Universidad
de Heidelberg, como catedrático de la misma» Emigró en 1934,. pasando a Li»
tuania y allí, en la Universidad de Eowno, profesó algún tiempo. En 1945 re-
tornó a su patria, volviendo a -explicar en la Universidad de Heidelberg, ju-
bilándose en 1948. Murió el 23 de noviembre de 1949.

Sus obras más conocidas son Einführung in die líechtswissenschaft (ocho
ediciones alemanas), que ha sido vertida al castellano y dos veces editada, y
Rechtsphilosophie, 1932, traducción española de Medina Echevarría.

Su tesis doctoral versó sobre el dogma dé la causalidad adecuada (cdDie
Lehre von der adaequaten Verursachung»). El trabajo que le habilitó para
la Cátedra versó sobre el concepto de acción en el sistema del Derecho penal
(«Der Handliingsbegriff in Strafrechtssystem»). En 1920 publicó en colaboración
con el profesor Tillich, «Religionsphilosophíe ais Kultur» (La filosofía de la
religión como cultura). En 1922, «Kaltiirlehre des Sozialismus» {Dogmática
cultural del Socialismo). En 1926, «Der Mensch im Recht» (El hombre en el
Derecho). Después de 1945 aún ha publicado alguna obra importante: «Der
Gci-st der englischen Rechts» (El espíritu del Derecho inglés), Heidelberg, 1946;
«Ceschichte der Verbrechens» (Historia del delito), Stuttgart, 1946; «Vorschule
der Rechtsphilosophie» (Introducción a la Filosofía del Derecho), "Wil-
Isbach, 1948.

217

Similer Documents