Download Intruducción a la teología del matrimonio PDF

TitleIntruducción a la teología del matrimonio
File Size601.6 KB
Total Pages134
Document Text Contents
Page 68

queda finalmente consagrada por una decretal del papa Inocencio
III43, que será explicada por los grandes doctores del siglo XIII44.

La razón teológica de esta benigna solución radica en un
concepto del sacramentalismo. El matrimonio de los infieles es un
verdadero matrimonio, pero sólo imperfectamente representa la
unión entre Cristo y la Iglesia.

Mas este matrimonio de los infieles plantea un caso todavía
más delicado. Los infieles apenas conocen la monogamia cristiana.
Lo más frecuente es que sean polígamos. Agustín, con su profunda
mirada sobre la filosofía de la historia y la función educadora de la
Providencia, cedía a la poligamia un lugar en el desarrollo de la
conciencia moral en su camino hacia la revelación cristiana. Para
él, la poligamia y el divorcio habían sido permitidos y tolerados por
la Providencia divina. No pensaba limitar sólo al caso de los
patriarcas la legitimidad de las uniones múltiples. En cambio,
Tertuliano y san Jerónimo, que eran ya poco favorables a las
segundas nupcias entre cristianos, veían en la poligamia una
simple aberración. San Ambrosio hablaba más bien de una
dispensa divina concedida a los patriarcas. Los teólogos del siglo
XII casi no pensaban más que en la poligamia de los patriarcas. Los
del siglo XIII, recurren a la distinción entre el derecho natural
primario y el derecho natural secundario, de los cuales sólo el
primero sería absolutamente inmutable. Esta tesis debía abrirse
camino, si bien carecía de la profundidad de la de Agustín.

Ahora bien, desde principios del siglo XIII, al iniciarse las
misiones, le poligamia de los infieles planteaba difíciles casos en el
momento de la conversión. Íbanse resolviendo de una manera muy
simple. Después de la promulgación del Evangelio, se decía, nadie
puede legítimamente tener varias mujeres. Sólo la primera es
legítima, y sólo a propósito de esta primera unión se puede suscitar
la cuestión del privilegio paulino.

Pero los descubrimientos geográficos del siglo XVI vinieron a

43 INOCENCIO III, Ep. Quanto magis, Dz, n. 405.
44 S. TOMÁS, In IV Sent., dist. 39, q. 1, art. 1, q. 3. 4, 5; Suppl., q. 59, art

3, 4, 5.
68

Similer Documents