Download La historia vivida - Julio Aróstegui PDF

TitleLa historia vivida - Julio Aróstegui
File Size11.5 MB
Total Pages443
Document Text Contents
Page 1

Julio Aróstegui

LA HISTORIA
VIVIDA

SOBRE lA HISTORIA DEL PRESENTE

alianzaensayo

Page 2

Fecha de V

Page 221

trivial: la Historia se acelera. En la edad contemporánea y más a medida que
llegamos a nuestro presente mismo, el cambio acelerado se convierte en una
constante. Las gentes nacidas en el último tercio del siglo xx lo han hecho en
un mundo que ellas mismas han visto ya cambiar en muchos sentidos en su
corta experiencia vital.

Indudablemente, ésta es una condición nueva y extraordinariamente im­
portante para la conciencia histórica de hoy. El cambio perceptible y conti­
nuado a lo largo de la vida de una misma generación condiciona muchas de
las actitudes vitales y no se encuentra ligado necesariamente al clásico cambio
generacional. Las variaciones del entorno social y cultural son ahora, pues, más
rápidas que el relevo de las generaciones. Los cambios históricos de verdadera
ruptura a lo largo de la Historia se han producido de forma mucho más distan­
ciada y su presencia venía a significar así, por lo general, la apertura de nuevas
épocas. El cambio histórico ha dejado de tener ese carácter entrecortado. Los
hombres cuya trayectoria social activa comenzó a desarrollarse en la segunda
gran etapa de posguerra, es decir, desde 1968, han vivido una sucesión de in-
certidumbres, de transformaciones sin precedentes y con una nueva morfolo­
gía de las formas mismas del cambio. Ello es igualmente una determinación
sobreactuante en nuestro presente.

Las realidades globales más visibles del mundo actual arrancan en su
mayor parte de procesos históricos de fondo que empezaron a manifestarse
tempranamente en los años sesenta del siglo xx, momento de reestructura­
ción decisiva, como ya hemos señalado, de las condiciones derivadas de la
segunda posguerra mundial del siglo. Seguramente, los cambios más cargados
de consecuencias futuras que la historia reciente ha experimentado se suce­
dieron en las décadas de los setenta y los ochenta. Muchas realidades nuevas
y, sobre todo, una nueva mentalidad muy abierta al cambio y al futuro, mu­
chas disposiciones intelectuales y científicas rupturistas, nacieron entonces.
Pero la definitiva cristalización y productividad de muchos de esos cambios y
la conversión de ellos en algo casi habitual, es cosa de los años noventa. Esa
transformación se ha operado de forma dispareja pero constante y el hecho
de que algunos de esos movimientos tuviesen un profiando calado explica
que su convergencia haya potenciado el cambio global propio de finales del
siglo XX.

La coyuntura histórica abierta en 1989 ha resultado, en todo caso, bien dis­
tinta de otras rupturas anteriores, como la de los años 1930, y su reelaboración
cultural e intelectual ha quedado lejos también de visiones como las que presi­
dieron la época de entreguerras (1919-1939) o la que siguió inmediatamente
a la posguerra de 1945. Las percepciones de la década de 1990 han estado
seguramente más cerca de las que se dieron en la explosión del final de los años

Page 222

sesenta. No puede olvidarse que las «revoluciones del 89» fueron vistas con
expectación y esperanza, bajo el signo de la previsible mejora de un mundo
anteriormente cargado de tensiones. La visión fiie, en principio, optimista,
aunque una década después había dejado ya de serlo. Destaca, pues, una vez
más, la rapidez del cambio. Por ello, esa realidad crítica y cambiante del nuevo
tiempo dio nacimiento a una clara tendencia que ha empezado a entender lo
histórico con distinta disposición y ha elaborado una historización particular
de nuestro presente. Tal vez por la aceleración misma de los acontecimientos,
la «demanda» de Historia se ha hecho más perceptible en esta época.

De hecho, las grandes conmociones han potenciado en todas las épocas
el «consumo» de historia y también su producción. Un historiador centroeu-
ropeo ha llamado la atención acerca del consumo renovado de Historia que
ha supuesto el cambio drástico de los regímenes de Centroeuropa a la salida
del socialismo. Se ha producido una intensa vuelta a las circunstancias ante­
rioreŝ ®. Ésta es una de las notas de nuestro tiempo, aquejado de una con­
tinua crisis de identidad. Los tiempos de crisis han recorrido ampliamente
este «corto siglo xx», pero sólo se han convertido en una premisa histórica
a finales del siglo. Lo paradójico es, por tanto, la existencia de una crisis de
los fundamentos culturales y sociales, con independencia de los marasmos
políticos, de intensidad fluctuante pero de manifestaciones constantes. Los
«sesentayocho» marcaron el inicio de una puesta en cuestión de la cultura,
de duda y cambio permanentes, de crisis de las democracias y los socialismos
«reales», crisis que han tenido después eclosiones poderosas, cuyo ejemplo es
el «ochentaynueve» y que nos conducen, sin salir realmente de ese mundo en
crisis, hacia un nuevo siglo que comienza igualmente de manera crítica. La
época actual no tiene aún la rotulación distintiva que se acuña para periodos
históricos. No posee ninguna apelación construida distinta de la de posguerra
fría. En algún medio se ha creído que podría fijarse un final de tal posguerra
a raíz de las repercusiones mundiales de los sucesos terroristas de 2001. Poco
después, la constancia del cambio abre nuevas perspectivas: 2001 no parece
ya sino un paso más en una trayectoria de inestabilidad creciente.

Queda aún por perfilar uno de los factores en los que hemos insistido
previamente: el de la naturaleza crítica de la experiencia del presente. De he­
cho, la modernidad ha sido toda ella una experiencia crítica, o, dicho de otra
manera, una forma de vivir la crisis. ¿Pero qué quiere decir exactamente crisis
y en qué sentido no trivial y tópico podemos hablar de una crisis en el mundo
de la posguerra fría? Se habla del nacimiento de la «sociedad del r i e s go»de
un sentimiento generalizado de inestabilidad e inseguridad, de un mundo sin
rumbo o desbocado^“, de una crisis de la política y de la moral, de la insatis­
facción de las experiencias vividas y de su desmesura, de la insatisfacción de

Page 442

primavera de los pueblos, 2 1 1 ,2 1 5

problema ecológico, 233, 358

proletariado, 317-318

Proyecto Genoma Humano, 355

rebelión de las masas, 176, 348, 368-373

reclamación

de biografía, 175-176, 183, 362

de la identidad, 360

reflexividad de lo social, 172, 174, 330,

351-352

relativismo, 176, 229, 334, 339, 350-351,

366-367, 371
revolución, 59

de 1989,214-216, 224, 243

de Europa, 214, 236, 243

de las comunicaciones, 227, 308, 324,

347-348

de terciopelo, 247

digital, 225, 228, 290, 304-308, 344

industrial, 210, 225, 233, 304-308,
316

informacional, 304, 317, 325, 335,

353

tecnológica, 228, 305-306, 311, 322,

324, 345

revoluciones

de 19 8 9 -1 9 9 1 ,2 1 4 ,2 1 7

sesentayochismo, 213, 216, 218, 224, 336

shoah, 167, 188

sistema

bipolar, 210, 219, 239-240, 241-243,

249, 264, 278-279

experto, 227, 315-316

mundial, 278, 291

socialista, 247, 286, 327

socialismo

autogestionario, 248

real, 212, 214, 215, 219, 224, 235, 243-

249, 259, 314

socialización, 131, 159, 190, 216, 244,

3 1 5 ,3 2 8 ,3 7 3

sociedad

de comunicación de masas, 28, 175,

335, 345, 363, 369
de consumo, 306, 338

de flujos, 330

de la comunicación, 94, 308, 317, 323,

335, 343-344, 346-347, 368, 373

de masas, 176, 335, 342, 368-369

del conocimiento, 304, 308, 311, 317,

322-323
del riesgo, 224, 316, 330

espectáculo, 363

global, 2 0 6 ,3 1 3

industrial, 232, 290, 314-315, 317,

322, 328, 3 3 1 ,3 3 5

informacional, 199, 290, 304, 308,

311, 313-315, 317, 320, 321-327, 330,

334, 335, 346, 368

poscapitalista, 314, 317

posindustrial, 225, 232, 290, 313-315,

316-317, 322-323, 327, 331, 338, 353

programada, 323, 331

red, 308, 320, 324, 326-327, 330-331,

335
Sociedad de Naciones, 277-278

sucesión

de las generaciones, 109, 113, 117, 119-

120, 121-123, 125, 130, 133

de los presentes, 130, 133

generacional, 122, 124-125, 131-133

supraestatalismo, 220, 296, 303

técnica, 229, 307, 354-355, 357-358

tecnologías

de la información, 305-307, 308, 310,

325, 344

intelectuales, 323

Telépolis, 308, 318, 347

televisión, 309, 311, 343-346, 361-362,
372

temporalidad, 55, 65, 69-70, 96, 102,

105-106, 126, 128, 172, 179, 184,
186, 188

Page 443

teoría

de las generaciones, 111, 116, 139

del tiempo, 65-67

tercera vía, 247, 293

tercer entorno, 311, 343

tercer mundo, 211, 213, 299

terrorismo, 224, 264-265, 272-274

global, 273

tiempo, 64-72, 85, 155
físico, 70, 87

histórico, 64, 68-77, 86-87, 89-90,

99-100, 101, 201-202, 206, 208-209,

231-238

humano, 70

irreversibilidad del, 71-104

presente, 30, 54, 56, 77, 89, 114

universal, 65, 70, 72, 87

vivido, 82, 87, 161

tolerancia, 353, 365

tradición, 82, 87, 116, 147-148, 168-169,

174, 18 3 ,208 , 339, 342, 352

transición

democrática, 50, 261

española posfranquista, 44, 139-141,

169,218

treinta gloriosos años, 213, 235

turbocapitalismo, 305

unilateralismo, 226-227, 249, 277-288

universalismo, 186, 229, 360, 362, 365-
366, 368-372

vida cotidiana, 86, 152-153, 177, 184,

190, 292, 304

vivencia, 145, 147, 151-152, 162, 185

vuelta del sujeto, 178, 191-192, 360, 363

world tuide web, 309, 325

Zeitgeschichte, 23-24, 40

11 de Septiembre, 235, 241, 270-272,

275-276, 280-281, 283

Similer Documents