Download Pensamiento Romano Una Historia de La Filosofía en Roma PDF

TitlePensamiento Romano Una Historia de La Filosofía en Roma
File Size34.6 MB
Total Pages731
Document Text Contents
Page 1

PENSAMIENTO
ROMANO

U n a h i s t o r i a d e l a f i l o s o f í a e n R o m a

S a l v a d o r M a s

Page 2

F E C H A D E D E V O L U C I Ó N

T e l é f o n o 9 1 - 3 9 8 6 6 3 1 / 6 6 3 2

UBRO DE PRÉSTAMO SEMANAL

Page 365

Pensamiento Romano 363

Sobre estas cuestiones cfr. T. Adam (1970).

humanidad. Lejos de quedar destruido, sale fortalecido de las prue-
bas: es doblemente peligroso, porque es consciente de su superiori-
dad y porque ha resultado fortalecido en su autoconcepción. Hércules
tiene demasiado poder (w. 45-74), sobre todo tras su último trabajo,
pues si ha roto las fronteras entre la vida y la muerte, si ha vencido a
un dios, Plutón, "que recibió en suerte una parte similar a la de
Júpiter", puede entonces destronar al mismo Júpiter.

Dado este planteamiento, diríase que Juno escarmienta la hybris
de un Hércules que se ha arrogado un poder que no le cortesponde,
al igual que más adelante el Álcida castigará a Lico por el mismo
motivo. Detengámonos por un momento en el monólogo inicial de
este personaje (w. 332-357). Lico es un homo novus y un tirano; el
tema de la novitas, ausente en la versión de Eurípides, da colorido
romano a la tragedia de Séneca, pues esta es una polémica que hunde
sus raíces, al menos, en Salustio: Mario, asimismo un homo novus,
señala que lo importante no es el linaje, sino la virtus {lug. 85, 1, 20-
30; 43, 14). Lico afírma: "no poseo los derechos ancestrales de una
casa paterna heredados sin méritos propios; no tengo nobles abuelos
ni un linaje ilustre de títulos altisonantes, pero sí un insigne valor; el
que se jacta de su linaje, alaba lo que es de otros". La superioridad de
la virtus sobre la ascendencia es un tema estoico y cínico, pero en el
Hercules furens aparece invertido, pues lo dice un tirano necesitado
de legitimar el orden de dominación que ha impuesto.

En la teoría política griega y romana, la usurpación es criterio para
distinguir entre el tirano y el rey justo, porque cuando el mando se
usurpa surgen agudos problemas de legitimación: Lico se siente
inseguro en el poder y tiene necesidad de legitimarlo mediante el
matrimonio con Megara. Por una parte, ciertamente, está el ejercicio
sistemático de la violencia {omnis in ferro est salus, v. 342), que para
Séneca constituye la esencia de la tiranía {De clem. 1,12,4; 2,2,2). En
el De clementia considera fundamentales la salus publica y la securitas
(1, 19, 5-6): la seguridad del gobemante y la estabilidad de su poder
son condición de posibilidad del bienestar de los subditos, y una y
otra, tanto la seguridad como la estabilidad, se consiguen gracias a la
clementia, que distingue al tirano del rey {De clem. 1,11, 4)*^', pero,
a la vez, es muy difícil ejercer la clementia en condiciones de inesta-
bilidad e inseguridad, cuando el poder todavía se encuentra acechado
por mil p)eHgros y enemigos que no es raro que interpreten tal virtud

Page 366

364 Salvador Mas
1

" 2 Cfr., por ejemplo. De prov. 2. 2-4, 4; Comt. Sap. 3,4; ad Luc. 66, 49-52; 71, 25.
En el prólogo (w. 33-36) Juno hace uso del mismo topos: 'Mis odios los convierte
[Hénñiles] en motivos de alabanza propia: al imponerle empresas demasiado
crueles he demostrado quién es su padre y le he dado una oportunidad para su
gloría.'
"Yo voy a formular unas plegarias dignas de Júpiter y de mí: Que permanezcan en
su sitio el cielo, la tierra y el éter, que los astros hagan eternamente su recorrído,
sin tropiezo alguno; que una paz profunda alimente a los pueblos, que todo el
hierro lo ocupen las inocentes labores de los campos y las espadas permanezcan
ocultas. Que ninguna tempestad turbe el mar con su violencia, que tiingún fuego
salte lanzado por la ira de Júpiter, que ningún río nutrído con nieve invernal
arrastre UJS labrantíos destrozándolos. Que se acaben los venenos, que ninguna
hierba funesta se hinche con su jugo nocivo. Que no ocupen los tronos tiranos
crueles y feroces. Si todavía la tierra ha de {xxxlucir algún crímen, que se dé prisa
y, si prepara algún monstruo, que sea para mT (w. 927-939).

como debilidad. Séneca, a fin de cuentas encumbrado gracias a las
maquinaciones de Agripina, no es ajeno a la problemática de Lico:
cómo estabilizar el poder tras eliminar rívales y legítimos pretendien-
tes. A lo largo de estos versos del Hercules furens se acumulan temas
de los que Séneca ya se había ocupado en el De clementia.

Lico —decía— pretende legitimar la usurpación mediante el
matrímonio con Megara, a las buenas o a las malas. Y no deja de ser
una ironía, o un reconocimiento de que las cosas suelen ser más
complejas de lo que dan a entender los abstractos textos filosóficos,
que Lico alabe a Megara con las siguientes palabras: "Precisamente
lo que me agrada de ti es que aceptas tu ruina con entereza. Tú eres
una esposa digna de un rey; unamos nuestros lechos". El tema la
virtud acreditada en las difícultades. tan querído por Séneca'^^,
aparece doblemente invertido, pues lo dice un tirano y está referído
a una mujer*^^. Megara demuestra su valor como si fuera un sapiens
estoico, creciéndose en la adversidad de imas nupcias forzadas, a las
que el usurpador cree tener derecho, pues "lo que es lícito para Júpiter
lo es un para un rey" (v. 489): Lico no sólo es paradigma del tirano
usurpador, cae además en la hybris de compararse con la divinidad
máxima. Justo es, pues, el castigo que le infrínge Hércules. Pero el
héroe también se compara con Júpiter*^*, momento en el cual se
desencadena la catástrofe y la locura se apodera de él.

Puede pensarse que esta comparación entre Hércules y Júpiter se
corresponde con su autovaloración como pacator mundi (w. 250,
619,633,882-892; 898): la mención a la "paz profunda" del verso 929
—clara alusión a la égloga IV de Virgilio— supone una representación

Page 731

•mnmiiii
*000í)2013879*

Similer Documents