Download Percas, Helena - Cervantes y Su Concepto Del Arte II PDF

TitlePercas, Helena - Cervantes y Su Concepto Del Arte II
TagsNovels Don Quixote Symbols Miguel De Cervantes Lion
File Size9.2 MB
Total Pages391
Table of Contents
                            Solapa
VI
IDEOLOGÍAS. EL LENGUAJE COMO PINTURA
	I. EL CABALLERO DE LOS ESPEJOS
		EL TEATRO
		LA IDENTIDAD
		EL ESPEJO: ALEGORÍA LITERARIA
		UN PASO CRÍTICO EN LA
EVOLUCIÓN DE LA TÉCNICA
	II. EL CABALLERO DE LOS LEONES
		NIVELES DE LECTURA
		GESTACIÓN DEL SÍMBOLO DEL LEÓN
	III. EL CABALLERO DEL VERDE GABAN
		POSIBLES MODELOS HOMÓNIMOS
DE DON DIEGO DE MIRANDA
		¿DON DIEGOS O DON LOPES?
		RIVALIDADES ENTRE CERVANTES Y LOPE DE VEGA
		COTEJANDO CON EL TEXTO
		GLOSA Y SONETO DE DON LORENZO
		LA VERDADERA IDENTIDAD DEL
CABALLERO DEL VERDE GABÁN
	IV. VARIACIONES SIMBÓLICAS
		LA DUQUESA
		LA ARCADIA
		EL VERDE COMO SÍMBOLO
		PLASTICIDAD DEL SÍMBOLO CERVANTINO
		EL MONO COMO SÍMBOLO
		ANTONOMASIA Y CLAVIJO: ALEGORÍA POÉTICA
VII
LA CUEVA DE MONTESINOS. EL LENGUAJE
COMO CREACIÓN
	I. TÉRMINOS DEL PLANTEO DE LA «VERDAD»
	II. LECTURA ONÍRICO-SIMBÓLICA
	III. LECTURA MÍSTICO-SIMBÓLICA
	IV. LECTURA PSICOLÓGICO-SIMBÓLICA
	V. AVENTURA DE LA PALABRA
		LA IDENTIDAD
		EL COMPROMISO SOBRE LA VERDAD
	VI. CONCLUSIÓN
VIII
FUENTES DE INSPIRACION DE LA CUEVA
DE MONTESINOS
	I. EL CABALLERO DEL LAGO
	II. LA CABALLERESCA Y LA PASTORAL ITALIANA
		LA CABALLERESCA
		LA PASTORAL ITALIANA
	III. LAS LEYENDAS DEL GRIAL
	IV. EL ROMANCERO CAROLINGIO
	V. FUENTES CLASICAS
	VI. LA MÍSTICA
	INTROSPECCIÓN
	SÍMBOLOS
	VII. LA CARCEL REAL DE SEVILLA
	VIII. EL CAUTIVERIO EN ARGEL
	IX. LA ESPAÑA DE FELIPE III
	X. MULTIVALENCIAS EN EL EPISODIO DE LA CUEVA DE
MONTESINOS
	XI. CONCLUSIÓN
IX
EL RETABLO DE MAESE PEDRO. EL CREADOR A
IMAGEN DEL DIABLO O A IMAGEN DE DIOS
	I. NIVELES DE LECTURA
	II. CONCLUSION
X
EL BARCO ENCANTADO. VARIACIÓN SOBRE
EL MISMO TEMA
	I. AYER Y HOY
	II. LO RELIGIOSO Y LO MÍSTICO
	III. LO AUTOBIOGRAFICO
	IV. LO CLASICO
	V. CONCLUSION
XI
SANCHO EN LA SIMA. INVERSIÓN DEL ESPEJO
	I. NIVELES DE LECTURA
	II. CONCLUSIÓN
XII
EPÍLOGO
BIBLIOGRAFÍA
ÍNDICE DE NOMBRES
ÍNDICE GENERAL
                        
Document Text Contents
Page 195

Fuentes de la cueva de Montesinos 493

de los Proverbios que dice: «Guarda tu corazón con toda
guarda porque dél procede la vida». La interpretación de
Ossuna es que ha de guardarse «el corazón con toda dili­
gencia como se guarda un castillo que está cercado» por
la carne, el demonio y el mundo. El capítulo III del Tercer
Abecedario lo titula: «De cómo has de guardar el corazón
a manera de castillo»51. San Juan comenta la misma frase
del libro de los Proverbios: «si guardares, o alma, con toda
guarda tu corazón, como dize el Sabio, sin duda ninguna te
dará Dios lo que adelante dize...: 'Daréte los tesoros escon­
didos y descubrirte e la substancia y misterios de los se­
cretos’. La cual substancia de los secretos es el mismo
Dios...» (pág. 147). Cervantes pone, sencillamente, al muerto
Durandarte y al corazón amojamado, sin substancia, dentro
del castillo, supuesto paraíso caballeresco de Don Quijote.
Y por si faltara algo, Monlesinos hace de «guarda mayor per­
petua». Con estas palabras quedan personificados en la figura
de Montesinos, el verbo guardar y el nombre sustantivo la
guarda, al representar plásticamente los conceptos.

Alcaide. Para guardar el corazón los místicos ponen un
alcaide en su castillo o fortaleza. Para unos es el entendi­
miento, como para Laredo52. Para otros, el libre albedrío,
como para Santa Teresa: «Quien está en lo alto alcanza mu­
chas cosas. Ya no quiere querer, ni tener libre albedrío no
querría, y así lo suplica al Señor; dale las llaves de su vo­
luntad. Hele aquí al hortelano hecho alcaide, no quiere ha­
cer otra cosa sino la voluntad del señor» (pág. 110). Este
alcaide tiene las «llaves de la fortaleza» (pág. 96). En otra
parte dice Santa Teresa que la «puerta para entrar en el

51 Ricard, pág. 27. Recuérdese la imagen plástica de Santa Teresa:
«sabandijas y bestias» que acechan en el cerco del Castillo, estuche
del corazón.

52 Etchegoyen, pág. 335.

Page 196

494 Cervantes y su concepto del arte

castillo interior es la oración... con consideración» (pági­
na 372), como si dijéramos las llaves de la voluntad. La ima­
gen del alcaide y del castillo es tan común en el siglo xvi
que se encuentra en la tradición lírica. Dámaso Alonso cita
unos versos de un viejo cantar de vela que dice: «Velador
que el castillo velas, / vélale bien y mira por tí, / que velan­
do en él me perdí»53. Montesinos, «alcaide y guarda mayor
perpetua» del castillo o fortaleza lleva en las manos no las
materiales llaves, como habría de esperarse de un alcaide,
sino unas llaves simbólicas, el enorme rosario, que nos trae
a la memoria las palabras de Santa Teresa: las llaves son
«la oración... con consideración». De nuevo está pintando
Cervantes los conceptos.

La indumentaria de Montesinos, armado de su rosario
enorme, encierra, dentro del contexto simbólico-místico, con­
tradicciones significativas que cumplen una precisa función
literaria y artística. Lleva un «capuz de bayeta morada» que,
como dice Covarrubias, era «vna capa cerrada larga que oy
dia traen algunos por luto» sólo que su color es morado, el
color de la penitencia. Viste, también, una «beca de cole­
gial de raso verde», que define Covarrubias como «cierto
ornamento de vna chía de seda o paño, que colgava del
cuello hasta cerca de los pies, y desta vsaban los clérigos
constituidos en dignidad sobre sus lobas, que ya no se vsan
[pero que han adoptado] los señores colegiales». Esta pieza
sugiere, junto con la anterior la de un clérigo lego, que por
lo «verde» de su beca, color simbólico en Cervantes, como
ya se ha comentado extensamente a través del capítulo vi,
nos hace pensar en sutil decepción, autodecepción o engaño.
El objeto de la decepción, autodecepción o engaño, se espe­
cifica con «la gorra milanesa negra», sugeridora, por su co-

53 La poesía de San Juan de la Cruz, págs. 111-112.

Page 390

Indice general 689

Págs.

III, Las leyendas del G r ia l ................................../.......... 459
IV, El romancero carolingio ........................................... 463
V. Fuentes clásicas .......................................................... 473

VI. La m ís tica ..................................................................... 479
Introspección ........................................................... 481
S ím b o lo s.................................................................... 482

VII. La Cárcel Real de S ev illa ....................................... 503
VIII. El cautiverio en A rgel ................................................ 517

IX. La España de Felipe I I I ........................................ 549
X. Multivalencias en el episodio de la Cueva de

M ontesinos................................................................ 566
XI. Conclusión ..................................................................... 578

IX. — El retablo de Maese Pedro. El creador a imagen
del Diablo o a imagen de Dios ............................ 584

I. Niveles de lec tu ra ....................................................... 593
II. Conclusión ..................................................................... 602

X. — El barco encantado. Variación sobre el mismo
tema................................................................................ 604

I. Ayer y h o y ..................................................................... 605
II. Lo religioso y lo m ís tic o ........................................... 607

III. Lo autobiográfico ........................................................ 618
IV. Lo clásico ....................................................................... 621
V. Conclusión ..................................................................... 623

Page 391

690 Cervantes y su concepto del arte

Págs.

X I . — S a n c h o e n l a s i m a . I n v e r s i ó n d e l e s p e j o ............. 630

I. Niveles d e .lec tu ra ............ ....................................... 632
II. Conclusión .................................................................. 636

XII. — E p í l o g o ...................................................................................................... 638

B i b l i o g r a f í a ............................................................................................................ 657

ÍNDICE DE NOMBRES................................................................. 675

Similer Documents