Download Por Una Vuelta Al Socialismo - Cohen, Gerald a. PDF

TitlePor Una Vuelta Al Socialismo - Cohen, Gerald a.
TagsCapitalism Ideologies Liberty John Rawls
File Size1.1 MB
Total Pages257
Table of Contents
                            POR UNA VUELTA AL SOCIALISMO: O CÓMO EL (...)
	PÁGINA LEGAL
	ÍNDICE
	INTRODUCCIÓN. POR UNA VUELTA A COHEN
		PRIMERA ETAPA: EL MARXISMO ANALÍTICO
		SEGUNDA ETAPA: EL GIRO NORMATIVO
		TERCERA ETAPA: LOS PRINCIPIOS DE LA JUSTICIA
		BIBLIOGRAFÍA
	1. LIBERTAD, JUSTICIA Y CAPITALISMO
		ARGUMENTOS A FAVOR DEL CAPITALISMO
		IDEOLOGÍA Y FILOSOFÍA
		CAPITALISMO Y LIBERTAD
		LIBERTARISMO Y PROPIEDAD
		DEFINICIONES IN CONSISTENTES DE “LIBERTAD”
		PROPIEDAD PRIVADA Y JUSTICIA
		LA EVASIÓN SOCIALDEMÓCRATA
		LA JUSTICIA Y EL MATERIALISMO HISTÓRICO
	2. UN RETORNO A LOS FUNDAMENTOS DEL SOCIALISMO
		TEORÍA, CONVICCIÓN Y PRÁCTICA
		PRINCIPIOS Y POLÍTICA
		COMUNIDAD VERSUS MERCADO
		JUSTICIA E IGUALDAD
		APÉNDICE. SOBRE EL DINERO Y LA LIBERTAD
	3. LA ESTRUCTURA DE LA PRIVACIÓN DE LIBERTAD (...)
	4. LIBERTAD Y DINERO
		APÉNDICE. JONATHAN WOLFF, LA LIBERTADY (...)
	5. LOS TRABAJADORES Y LA PALABRA. POR QUÉ (...)
	6. ¿POR QUÉ NO EL SOCIALISMO?
		I. EL MODELO DEL CAMPAMENTO
		II. LOS PRINCIPIOS MATERIALES DEL MODELO (...)
		III. ¿ES DESEABLE ESTE IDEAL?
		IV. ¿ES FACTIBLE ESTE IDEAL? ¿EL EGOÍSMO (...)
		V. SOCIALISMO DE MERCADO
		VI. CODA
	7. AUTOPROPIEDAD, HISTORIA Y SOCIALISMO.UNA (...)
		HISTORIA Y TEORÍA SOCIAL
		EL SOCIALISMO, EL MERCADO Y LAS LIMITACIONES (...)
		LA POLÍTICA Y EL PAPEL DEL INTELECTUAL (...)
		EL CAMINO POR DELANTE
	8. SOBRE EL FUTURO DEL SOCIALISMO. ENTREVISTA (...)
	BIBLIOGRAFÍA
	FUENTES
                        
Document Text Contents
Page 128

libertad y dinero 127

que es ilegal; también que sufren una interferencia cuando y sólo
cuando de otra manera estarían actuando en forma ilegal. La su-
posición es legítima, y necesaria, porque, cuando los autores a los
cuales me opongo afirman la libertad de los pobres, no se refieren
a la libertad legal que podría carecer de fuerza efectiva (como la
libertad legal de una persona del color incorrecto a entrar en un
restaurante cuyo personal de seguridad le prohíbe la entrada), o
de una libertad que es efectiva pero ilegal (como la libertad de
dichos vigilantes de prohibir la entrada a ese restaurante a las per-
sonas del color incorrecto), Sólo consideraremos el caso central,
en que prevalece la ley y en que la libertad legal va de la mano de
lo que podemos llamar la “libertad efectiva”.14

Ahora bien, en mi opinión, la posición de Berlin depende de
una noción reificada del dinero: es decir, erróneamente trata al
dinero como una cosa, en un sentido lo suficientemente limi-
tado de “cosa” para que, como intentaré demostrar, el dinero
no sea, de hecho, una cosa. La perspectiva de Berlin es falsa
porque el dinero no es como la inteligencia o la fuerza,15 ya que,
de hecho, una dotación escasa de estas últimas no siempre16 per-
judica a la libertad, en tanto la libertad se identifique con la falta

14 Nótese que aquello que una persona es efectivamente libre de hacer, en
el sentido del presente texto, no suele ser idéntico a lo que la persona
es capaz de hacer. Imaginemos que alguien no es capaz de hacer A,
que, para volverlo más gráfico, es cruzar una plaza: la persona en
cuestión es inválida. Entonces, es posible que de todas maneras posea
lo que aquí definimos como la libertad efectiva de cruzar la plaza
caminando: tiene esa libertad, si no sufriera esa parálisis, de intentar
cruzar la plaza sin que nadie lo detenga. Aquí se deja de lado la pre-
gunta, que la izquierda tiende a afirmar y la derecha tiende a negar,
de si la incapacidad reduce la privación de libertad: la retomaré en el
apéndice ya mencionado. De acuerdo con la derecha, una persona
puede ser libre de hacer lo que no es capaz de hacer, y aquí no cues-
tionaremos eso.

15 Por ende, la disyunción que hace Berlin de “demasiado pobre o de-
masiado ignorante o demasiado débil” (véase aquí la p. 121) está mal
concebida.

16 Digo “no siempre” en vez de “nunca” debido a las complejidades que
se examinan en el apéndice ya mencionado. En otras palabras, la
interferencia que elimina la libertad entraña una importante incapa-
cidad de parte de la víctima, es decir, la incapacidad de superar esa

Page 129

128 por una vuelta al socialismo

de interferencia. Sostendré que la diferencia entre el dinero y esa
otra clase de recursos implica que la falta de dinero induce a la
falta de libertad, aunque aceptemos identificar a la libertad con la falta
de interferencia. Incluso si incapacidades como la enfermedad o la
ignorancia no limitan la libertad, porque no necesariamente debe
haber interferencia cuando ellas están presentes, la pobreza supo-
ne incuestionablemente sujeción a interferencia, y las personas de
centroizquierda, como Berlin y Rawls, adhieren innecesariamente
a la interpretación equivocada que la derecha hace de la relación
entre la pobreza y la libertad cuando tratan a la primera (tal como
lo hizo recientemente un grupo de pensadores laboristas)17 no
como un déficit de libertad en sí sino como una restricción a “lo que
[la gente] puede hacer con su libertad”.18

Ahora bien, antes de desarrollar mi argumento, permítanme
aclarar lo que se supone que no debe mostrar. Mi argumento anu-
la la afirmación de que la sociedad capitalista liberal es, por natu-
raleza, una sociedad libre, en la que no hay limitaciones significa-
tivas respecto de la libertad, pero esto no significa –y con esto no
quiero decir que así sea– que una sociedad capitalista sea, por lo
tanto, inferior a otras formas de sociedad, en términos generales e
incluso respecto de la libertad. Todas las formas de sociedad otor-
gan algunas libertades a las personas y las privan de otras, y, por
tanto, no se puede condenar a una sociedad por el solo hecho de

interferencia, pero en general las incapacidades no implican privacio-
nes de libertad, desde un punto de vista basado en la interferencia.

17 Es decir, el Institute for Public Policy Research (IPPR) de Londres, de
tendencia laborista.

18 “Lo más probable es que se limite a la gente en lo que puede hacer
con su libertad y sus derechos si es pobre, está enferma o carece de
[...] educación” (IPPR, 1993a: 8; el destacado me pertenece).

Para una evaluación crítica de ese texto, y otros relacionados, véase
mi artículo “Un retorno a los fundamentos del socialismo” (Cohen,
1994: 3-16) [incluido en el presente volumen], reproducido en
Franklin (1997), donde le sigue una aguda réplica de Bernard
Williams (1997), que no logró hacerme cambiar de opinión.

El argumento que figura aquí en p. 129 y ss., es una versión amplia-
da y (según espero) mejorada del argumento que vincula el dinero
con la libertad en el apéndice de “Un retorno a los fundamentos del
socialismo” [incluido en el presente volumen].

Similer Documents