Download Unidad 3 - MOYA a. - Atlas de Historia Andina PDF

TitleUnidad 3 - MOYA a. - Atlas de Historia Andina
File Size24.2 MB
Total Pages76
Document Text Contents
Page 38

traído de la concha Spondylus y dado la forma de una cuenta de collar)
proveniente de la Península de Santa Elena, en Ecuador.

Ilustración U.ElDios de los báculos.
Detalle de la Puerta del Sol. La divinidad aquí
representada evoca la figura de deidades masculinas
y femeninas del norte peruano, que precedieron
a la cultura de Tiahuanaco.

El desarrollo textil de los Paracas fue posible gracias a la
apropiación de los algodones de las regiones del norte y del sur y de la
lana de los camélidos de la puna.

Tanto en el norte como en el
sur de los Andes centrales se desarro-
llaron procesos de expansión, pero por
razones distintas. Mientras en las nor-
teñas "culturas de 00818", presionadas
por las demandas de una creciente civi-
lización urbana, se requería "tierras
vacías de hombres" -por lo que, como
vimos, practicaban el canibalismo-; por
su parte, en las regiones de Cuzco y
Ayacucho la expansión implicaba el
sometimiento de los productores para el
abastecimiento de materia prima, de
productos terminados -lana, textiles,
obras metalúrgicas, etc.-, así como para
la construcción de las obras agrícolas y
de regadío, y en la perspectiva de apro-
vechar los escasos valles proveedores de
maíz, producto sagrado y de uso ritual
en esta región. Será en esta zona en
donde se dará la expansión imperial de
los incas.

62

Page 39

Ilustración 12. Tejido Paracas.
Los tejidos constituían uno de los bienes

más preciados de las culturas andinas.
Los tejidos paracas llaman la atención

por su preciosismo.

63

Page 75

pichca huaranga camayoc (pichca huaranca, 'cinco mil'), jefe de 5.000
familias o 25.000 personas. Al tope de la escala estaba el *hunu camayoc o
jefe de 10.000 familias o más de 50.000 personas.

En la realidad los tamaños del ayllu no correspondían exacta-
mente a la clasificación decimal, pero los ayllus se ubicaban en el rango al
que más se aproximaban; por ejemplo, a un ayllu de 124 miembros se lo
consideraba pachaca (de 100).

Los privilegios otorgados a estas autoridades tenían una relación
directa con el número de familias que controlaban. Los curacas de pa-
chaca apenas tenían distinciones. Algunos autores señalan que los cura-
cas de menos de cincuenta familias ni siquiera estaban exentos de traba-
jar en su chacra y que estaban sujetos a la mita hasta los curacas de qui-
nientas familias; otros dicen que hasta los de mil. El curaca de Chincha
gobernaba a 30.000 familias, era un hunu camayoc y estaba colmado de
privilegios.

Si bien es cierto que los incas mantuvieron las autoridades étni-
cas, éstas funcionaban bajo la vigilancia del tucui ricuc [tucui, 'todo' y ricuc,
'el que ve', 'el que vigila'), un funcionario que pertenecía a la aristocracia
cuzqueña o, al menos, a la etnia inca, y que gobernaba por derecho de
conquista.

El rucuí ricuc, como intermediario del Inca, era el encargado de
imponer las nuevas obligaciones demandadas por el Estado a los pueblos
conquistados. Así, los curacas perdieron poder y autoridad ante los miem-
bros del ayllu, lo que acentuaba el rechazo a los incas, no sólo por parte
de los curacas sino también por parte del mismo ayllu. Pero no se puede
negar el papel de unificación y coherencia que daban estos agentes al

Page 76

Ilustración 24. Los quipus y la taptana.
Los incas no desarrollaron la escritura pero si un sistema
de contabilidad. Los quipus eran cordeles de colores
que se anudaban para significar cantidad y especie.
La taptana (o yupana) era una tabla que servía
para hacer los cálculos. Era una especie de abaco.
Estos instrumentos fueron muy útiles para realizar
los censos poblacionaies y para contabilizar el tributo.

104

imperio, al sujetar a una misma política a las múltiples etnias
subyugadas.

El control del tributo implicó la realización de censos y
de sistemas de contabilidad de los productos acumulados. Para
esto los incas utilizaron los quipus, un sistema de contabilidad
-ya utilizado en la época preinca- llevado en cordeles de distin­
tos colores, los mismos que eran anudados. La ubicación de los
nudos daba cuenta de la cantidad, mientras que el color de la
especie de lo cuantificado. La lectura de los quipus era muy
compleja y estaba a cargo de unos especialistas llamados
quipucamayoc.

Sin soslayar las contradicciones que se dieron en el
imperio inca, no se puede negar que fue la configuración del
Tahuantinsuyo lo que dio unidad a las múltiples culturas andi­
nas, ensambladas por el Inca a través de una lengua, una eco­
nomía y un sistema político e ideológico comunes, que nos per­
miten hablar de la cultura andina, como una unidad a pesar de
su diversidad. Por otro lado, si bien el imperio inca cambió las
funciones de las instituciones sociales de las etnias dominadas,
éstas siguieron existiendo.

Así. los incas protagonizaron el cambio, al tiempo que
se aseguraban la continuidad cultural pues, como se ha visto,
ellos mismos eran herederos de un cúmulo de conocimientos,
tecnologías, concepciones políticas y religiosas, etc.. practicadas
por las civilizaciones que los precedieron.

Similer Documents